Javier Sagardoy Muniesa
C/ Joaquín Costa, 2, 5º Izda. • 50001 Zaragoza
Tfno.: 976 468 808 - 976 225 805
Mail: jsagardoy@ejaso.com

maternidad: PATERNIDAD

La prestación por Paternidad se regula en los arts. 183 a 185 del TRLGSS. Tiene derecho a ella el otro progenitor –o cualquiera de los adoptantes o acogedores- en los supuestos de nacimiento de hijo, la adopción y el acogimiento familiar, tanto preadoptivo como permanente o simple (de menores de seis años, o adopción de mayores de 6 años y menores de 18 años que presenten una discapacidad en grado igual o superior al 33% o que por circunstancias y experiencias personales o por provenir del extranjero tengan especiales dificultades de inserción social y familiar, debidamente acreditadas por los servicios sociales competentes), siempre que, en este último caso la duración sea superior a un año y aunque los acogimientos sean provisionales, siempre que se trate de un trabajador que ejercite su derecho a la suspensión del contrato por paternidad en los términos del  art. 48.7 del ET o durante el permiso por motivos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral del art. 49 c)  del Estatuto Básico del Empleado Público.

Para ser beneficiario se exige, que el beneficiario se encuentre afiliado y en alta o en situación asimilada en algún régimen de la seguridad social (los mismos que en la maternidad) y acredite un período mínimo de cotización de 180 días, dentro de los siete años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio de dicha suspensión, o, alternativamente, en 360 días a lo largo de la vida laboral con anterioridad a la mencionada fecha (se consideran como períodos de ocupación cotizada los mismos períodos que en el caso de la maternidad).

Son beneficiarios: 

a) En caso de maternidad biológica, el otro progenitor.; 

b) En adopción o acogimiento, en los que ambos miembros de la pareja ocupan posición de igualdad, recae sobre el progenitor que al efecto hubieran acordado, salvo que uno de ellos hubiera disfrutado en su totalidad el descanso por maternidad, percibiendo la correspondiente prestación, en cuyo caso el subsidio de paternidad sólo se reconocerá en favor del otro progenitor, y en el caso de matrimonio del mismo sexo (de sexo femenino, concretamente), se ha reconocido el derecho a prestación de paternidad por adopción del hijo biológico del cónyuge, gestado por inseminación artificial y nacido constante el matrimonio de la solicitante y la madre biológica, denegado en vía administrativa por no haber ejercido el derecho a la suspensión del contrato y no haberlo disfrutado inmediatamente después de la finalización de la suspensión de la maternidad; 

c) Cuando exista un único progenitor, adoptante o acogedor que haya percibido el subsidio por maternidad, no podrá disfrutar del permiso de paternidad. Sin embargo, si serán compatibles en caso de fallecimiento de la madre, o cuando la madre no tuviese derecho a suspender su actividad profesional por estar incluida en una mutualidad de previsión social que no tuviera prevista esta contingencia o no hubiera podido acceder a la misma por causas ajenas a su voluntad. En todo caso el permiso por paternidad es compatible con el disfrute compartido por ambos progenitores del descanso por maternidad.

En caso de pluriactividad, si el beneficiario acredita las condiciones en ambos regímenes podrá disfrutar los descansos y prestaciones en cada uno de ellos de forma independiente e ininterrumpida, pero si sólo acredita las condiciones en uno de ellos se reconocerá el subsidio por este régimen, computando exclusivamente las cotizaciones efectuadas al mismo y en caso de  no acreditarse los requisitos en ninguno de ellos se totalizaran los períodos de cotización que no se superpongan y se reconocerá por el régimen que más cotizaciones acredite. En caso de pluriempleo, podrá disfrutar del descanso y del subsidio en cada empleo de forma independiente e ininterrumpida., en este caso para establecer la base reguladora se toman las cotizaciones efectuadas en ambas empresas aplicando el tope máximo de cotización que estuviere establecido.

El descanso por paternidad puede disfrutarse a tiempo completo o a tiempo parcial, de disfrutarse a tiempo completo resulta incompatible con la percepción de salarios, por el contrario el disfrute del descanso a tiempo parcial determina la compatibilidad del subsidio con una actividad laboral sin que tenga por qué alterarse la modalidad del contrato, si bien se requiere acuerdo previo entre trabajador y empresario, siempre que, la jornada realizada a tiempo parcial no sea inferior al 50% de la correspondiente a un trabajador a tiempo completo; el período durante el que se disfrute el permiso se ampliará proporcionalmente en función de la jornada de trabajo que se realice; el disfrute será ininterrumpido pudiendo extenderse a todo el período de descanso o a parte del mismo y vez acordado sólo podrá modificarse mediante nuevo acuerdo a iniciativa del trabajador y por causas relacionadas con la salud del menor o su propia salud, y durante el mismo no se pueden realizar horas extraordinarias, por último debe indicarse que el descaso de paternidad a tiempo parcial es incompatible con el disfrute simultáneo por el mismo trabajador de la reducción de jornada o la ausencia por lactancia o para el cuidado de hijos prematuros u hospitalizados, con la reducción de jornada por guarda legal, y con la excedencia por cuidado de familiares.

La prestación económica consiste en un subsidio equivalente al 100% de la base reguladora establecida para la incapacidad temporal derivada de contingencias comunes, tomando como referencia la fecha de inicio del descanso, debiendo señalarse que: 

a) Si se disfruta el subsidio a tiempo parcial la base reguladora se reducirá en proporción inversa a la reducción que haya experimentado la jornada laboral; 

b) Si se trata de trabajadores a tiempo parcial la base reguladora se obtendrá dividiendo entre 365 la suma de las bases de cotización del año anterior a la fecha del hecho causante, y en caso de que la antigüedad en la empresa fuera menor, la suma de las bases acreditadas en la empresa –dentro de ese período anual previo– se dividirá entre el número de días naturales a que dichas cotizaciones correspondan; 

c) Los trabajadores vinculados con un contrato formativo  la base reguladora será equivalente al 75% de la base mínima de cotización; 

d) Las cotizaciones realizadas durante los dos primeros años en los supuestos de guarda legal se computan incrementadas hasta el 100% de la cuantía que hubiera correspondido, e igualmente para el primer año en los demás supuestos de reducción de jornada previstos en el  art. 37.6 del  ET, salvo en el caso de reducción por cuidado de menor afectado por cáncer u otra enfermedad grave, donde se computará el incremento hasta el 100% durante el tiempo del disfrute de la reducción;

e) Cuando concurran períodos computables como cotizados por beneficio de cuidado de hijos o menores acogidos por interrupción de la cotización en el período de cálculo de la base reguladora, se toma la base de cotización correspondiente al promedio de los seis meses cotizados o del que resulte acreditado, si es inferior, en el período inmediatamente anterior a la interrupción de la cotización.

Se tiene derecho a percibir este subsidio desde el mismo día en que de comienzo la suspensión del contrato, siendo su duración de: 

a) Trece días naturales ininterrumpidos cuando proceda la suspensión del contrato de trabajo al amparo del  art. 48.7 del ET, ampliables en supuestos de parto, adopción o acogimiento múltiple, en dos días más por cada hijo a partir del segundo.;

b) Quince días naturales ininterrumpidos, para el personal que disfrute los permisos del  art. 49 c) del Estatuto Básico del Empleado Público.; 

c) Veinte días naturales ininterrumpidos si los nacimientos, adopciones o acogimientos se producen en una familia numerosa, así como en los supuestos en los que la familia adquiera dicha condición con la incorporación del nuevo miembro o cuando en la familia haya una persona con discapacidad, y en su caso si el parto, adopción o acogimiento es múltiple, se amplía en dos días más por cada hijo a partir del segundo; 

d) Veinte días naturales ininterrumpidos cuando el hijo nacido, adoptado o menor acogido tenga una discapacidad en un grado igual o superior al 33%.

Debe reseñarse que a partir del 1 de enero de 2014 la duración de la suspensión del contrato será de cuatro semanas.

Dicho permiso puede disfrutarse: 

a) Los trabajadores por cuenta ajena, pueden percibirlo desde la finalización del permiso retribuido por nacimiento del hijo o desde las resoluciones por la que se constituyan la adopción o el acogimiento hasta que el momento en que finalice la suspensión del contrato del otro progenitor por estas mismas causas o, en el momento inmediato a su finalización; 

b) El personal incluido en el Estatuto Básico del Empleado Público lo percibirán a partir de la fecha del nacimiento del hijo o de las resoluciones por la que se constituyan la adopción o el acogimiento, salvo que la legislación aplicable prevea el momento del disfrute del permiso en otros términos o en los casos de hijos prematuros o que deban permanecer hospitalizados en cuyo caso pueden iniciar el subsidio a partir del alta hospitalaria; 

c) Si se disfruta del subsidio de maternidad a tiempo parcial, el de paternidad puede percibirse durante el tiempo que se perciba aquel o en el momento de su extinción; 

d) En caso de parto, si la madre no tuviese derecho a suspender su actividad profesional, el otro progenitor, disfrutará el subsidio por paternidad en primer lugar y a continuación el de maternidad, pero si la madre no trabaja, el otro progenitor puede percibirlo en el intervalo temporal establecido con carácter general, como si la madre hubiera disfrutado del correspondiente descanso; 

e) En caso de fallecimiento del hijo producido antes de iniciarse el descaso por paternidad impide su reconocimiento, pero si es posterior el subsidio se mantiene en los mismos términos.

Son causas de extinción del subsidio por paternidad: el transcurso del plazo de duración establecido; la reincorporación voluntaria al trabajo o actividad; el acceder a la condición de pensionista de jubilación o de incapacidad permanente o el fallecimiento del beneficiario.

En caso de concurrir este permiso con una situación de incapacidad temporal y extinción del contrato de trabajo, se regula de igual forma que el subsidio de maternidad.

Ir a PAGINA INICIAL